cáncer de vejiga síntomas

Cáncer de vejiga: síntomas y diagnóstico

Cuando aparece un tumor en el urotelio vesical, se produce un crecimiento excrecente hacia la cavidad (también llamada luz) de la vejiga, a la par que su raíz va penetrando hacia capas más profundas de la pared vesical (lámina propia, músculo detrusor, grasa perivesical e incluso estructuras y órganos adyacentes).

Síntomas del cáncer de vejiga

El síntoma más habitual que produce el cáncer de vejiga es el sangrado en la orina (hematuria). Ésta puede ser de diferentes grados, desde un leve teñido hemático de la orina hasta emisión de sangre fresca con coágulos. En ocasiones, la sangre no es perceptible a simple vista, pero sí se detecta en los análisis de orina, llamándose entonces microhematuria. La hematuria se relaciona con los tumores de vejiga que, siempre que se produce un episodio de la misma, es preciso llevar a cabo un estudio que permita confirmar o descartar el diagnóstico de tumor vesical.

En ocasiones, aparecen otros síntomas (asociados o no a la hematuria), generalmente con menos frecuencia que el sangrado. Estos síntomas pueden ser:

  • Sensación de ardor al orinar
  • Necesidad de vaciar la vejiga con mucha frecuencia
  • Micción dolorosa
  • Sensación de vaciado incompleto o necesidad de vaciar la vejiga inmediatamente (urgencia miccional).

Cuando el cáncer de vejiga se presenta en etapas más avanzadas o con diseminación a otros órganos, pueden aparecer síntomas tales como dolor abdominal, masa abdominal palpable, pérdida de apetito y peso, cansancio y debilidad, dolor de espalda o retención de orina.

¿Cómo se diagnostica?

Ante la sospecha de un cáncer de vejiga, las pruebas que más habitualmente se llevan a cabo son:

  • Analítica de sangre/orina y urocultivo.
  • Ecografía de aparato urinario: permite valorar riñones, vejiga y próstata. En la vejiga permite diagnosticar en muchas ocasiones la presencia de tumores.
  • Cistoscopia: se trata de una prueba invasiva de unos 5 minutos de duración en la que se introduce un cistoscopio flexible que lleva una cámara y una luz y, replecionando la vejiga con agua, se ve mediante un monitor el interior de la vejiga, así como la uretra en toda su longitud.
  • Citologías de orina: consiste en un análisis especial de orina que permite valorar la presencia de células malignas procedentes de la vía urinaria.
  • Tomografía axial computarizada (TAC) o resonancia magnética (RM): permite ver algunos tumores vesicales, así como tumores uroteliales de uréter o pelvis renales; también se emplea para valorar la extensión de un tumor de vejiga ya diagnosticado.

En Roc Clinic ofrecemos un servicio orientado a las personas, por eso, te llamamos nosotros.

Ir arriba