inyecciones intracavernosas

Inyecciones intracavernosas: todo lo que debe saber

Las inyecciones intracavernosas suponen una herramienta diagnóstica a la vez que una opción de tratamiento para la disfunción eréctil. Consiste en la inyección de fármacos vasoactivos directamente en los cuerpos cavernosos del pene. El más comúnmente empleado es el alprostadil (cuyo nombre comercial es el Caverject®), aunque existe la posibilidad de combinarlo con otros para aumentar su potencia o evitar efectos secundarios.

¿Cuándo considerar el tratamiento con inyecciones intracavernosas?

Se considera un tratamiento de segunda línea, esto es, se ofrecen cuando han fallado otros tratamientos más conservadores: la modificación del estilo de vida, los fármacos orales y los geles tópicos. Aunque el hecho de tener que pincharse en el pene para tener una erección puede producir cierto rechazo inicialmente, se trata de un procedimiento indoloro, al que los pacientes se acostumbran rápidamente, y que es exitoso en más del 70% de los casos. Sin embargo, es imprescindible hacer previamente un entrenamiento con su urólogo en la consulta para evitar problemas en la inyección.

¿Cómo funcionan?

El alprostadil actúa iniciando el mecanismo de la erección por una vía alterativa a la habitual, de modo que no es necesario que exista un estímulo sexual para que ésta se produzca. No obstante, la estimulación que se dé posteriormente puede actuar reforzando la respuesta, consiguiendo así un mayor grado de rigidez. Cuando se usan fórmulas combinadas, éstas actúan potenciando la acción del alprostadil. La erección se produce pasados los 15-20 minutos tras la inyección y tiene una duración variable de hasta 1,5 horas.

¿Cómo se ponen las inyecciones intracavernosas?

Es posible instruir, tanto al paciente como a su pareja, a inyectar el fármaco. Para evitar problemas, siempre debe ser instruido antes de utilizar por primera vez cualquiera de estos fármacos por un profesional con experiencia.

La inyección debe ponerse en la base del pene en cualquiera de los laterales. Entre las 2 y 4 horas del reloj o entre las 8 y las 10, para así evitar dañar la uretra o pinchar los vasos del pene. Inmediatamente tras la punción, se debe aplicar un poco de presión durante unos segundos sobre el punto de inyección para evitar hematomas. 

¿Cuándo se deben evitar?

Si se presenta hipersensibilidad a alguno de sus componentes, riesgo de priapismo (erección mantenida durante horas en ausencia de estimulación), o si se toma medicación anticoagulante.

¿Qué efectos secundarios tienen?

El efecto secundario más frecuente es el dolor en la erección. Sucede en 1 de cada 10 inyecciones y se resuelve cuando cede la erección. Con el tiempo se suele hacer más tolerable. El urólogo puede utilizar combinaciones de fármacos para disminuir este efecto.

La reacción adversa más seria, aunque poco frecuente, es el priapismo. Si la erección se mantiene durante más de cuatro horas, aparte de acompañarse por dolor, puede dañar las células de músculo liso de los vasos del pene, provocar necrosis y empeorar la disfunción eréctil.

En nuestra Unidad de Andrología y Cirugía Reconstructiva le daremos unas instrucciones detalladas de qué hacer para evitar llegar a este extremo. Es muy importante acudir a urgencias si la erección no cede tras las 3 horas y las maniobras recomendadas, ya que se puede tratar con eficacia con la inyección de un antídoto.

En ROC Clinic ofrecemos un servicio orientado a las personas, por eso, te llamamos nosotros.

Ir arriba