La fimosis en adultos no es nada infrecuente. Aunque para la mayoría de personas la fimosis es algo que se asocia con la infancia, no es siempre así. En este post explicaremos qué es la fimosis, por qué se da en niños, qué es lo que la diferencia de la fimosis en adultos y cuál es el tratamiento.

fimosis en adultos
En los últimos años se ha desarrollado el tratamiento de la fimosis en adultos con grapadoras, que mejoran el resultado cosmético del procedimiento y el postoperatorio.

Fimosis en niños

Todos los fetos varones nacen con fimosis, que se define por un prepucio “estrecho” que impide su retracción de manera sencilla. A medida que maduran, los niños tienen tendencia a flexibilizar y dilatar la piel del prepucio, de manera que el glande puede descubrirse y cubrirse sin problema.

Cuando eso no es así y el prepucio se retrae y cierra, el niño referirá dolor o signos inflamatorios en el pene (enrojecimiento, inflamación, incapacidad para retraer la piel). En ese caso, decimos que existe fimosis. En el caso de los niños hasta la pubertad, se puede usar crema con corticoides para desinflamar el prepucio y solucionar la fimosis.

Causas de la fimosis en adultos

Existen tres motivos principales para que los adultos desarrollen fimosis:

  1. Diabetes Mellitus. Sabemos que los hombres con diabetes tienen mucha más probabilidad de desarrollar fimosis comparados contra hombres sin alteración del azúcar. ¿Por qué? Posiblemente por una disminución de la eficacia del sistema inmunitario junto con la eliminación de azúcar en la orina (a eso se le llama glucosuria), que «alimenta» algunos microorganismos que favorecen el desarrollo de la fimosis.
  2. Enfermedades de transmisión sexual. Algunas ETSs (enfermedades de transmisión sexual) pueden producir alteraciones en el prepucio, inflamándolo. Esa inflamación conduce a la retracción posterior y la disminución de la distensibilidad del mismo, facilitando la aparición de otros microorganismos.
  3. Candida Albicans. Se trata de un hongo muy común. Crece más fácilmente en condiciones de humedad y aumento de la temperatura, como las que existen entre el prepucio y el glande, especialmente cuando éste último no puede descubrirse.

¿Es común la fimosis en adultos?

Sí, especialmente relacionada con la presencia de los tres puntos anteriores. La fimosis en adultos no es, en absoluto, una situación infrecuente. Muchos son los hombres que acuden a la consulta de urología con molestias en el glande o prepucio, especialmente relacionadas con la diabetes y la candidiasis. Se estima que en España, aproximadamente algo más de 1 millón de hombres están circuncidados en España, aunque la mayoría lo están por motivos religiosos.

Tratamiento de la fimosis en adultos

Así como en niños el tratamiento de la fimosis es médica -con pomadas de cortisona-, en adultos el tratamiento es necesariamente quirúrgico. Eso es así porque la capacidad regenerativa y elástica de la piel de un niño es mucho mayor y, por tanto, los adultos carecemos de esa capacidad de distender el prepucio hasta que permita descubrir y cubrir el glande cómodamente.

Por tanto, un hombre adulto con fimosis es muy probable que necesite cirugía. ¿Qué opciones de cirugía existen para tratar la fimosis en adultos? Básicamente existen dos procedimientos que permiten solucionar el problema:

Postectomía o circuncisión.

Se trata de la resección de toda la piel que recubre el glande, de manera que éste siempre queda expuesto. Es una cirugía ambulatoria que se realiza en régimen ambulatorio -sin ingreso- y que tiene pocas complicaciones.

En necesario abstención de relaciones sexuales durante 3-4 semanas hasta que la herida cicatriza y el material de sutura cae. Recientemente se han desarrollado sistemas de postectomía automatizados con grapadoras circulares, que presentan varias ventajas respecto a la cirugía convencional.

En primer lugar, son procedimientos más rápidos. Por tanto, al manipular el tejido durante menos tiempo, se producirá menos inflamación, con lo que el hinchazón postoperatorio y el dolor serán menores. Por último, al realizarse el corto y grapado de la piel de manera automatizada, el resultado cosmético suele ser excelente.

Postotomía:

La postotomía consiste en la incisión de la piel del prepucio sin extirpar el mismo. Se realiza para facilitar que el glande pueda aparecer y ocultarse sin dificultad. Es un procedimiento poco extendido en nuestro país, pero goza de mucha popularidad en los países nórdicos. La ventaja de este procedimiento es que, al respetar el prepucio, evitamos la principal complicación asociada a su retirada, que es la disminución de la sensibilidad del pene.

En ROC Clinic desarrollamos e investigamos sistemas para ofrecer el mejor tratamiento de la fimosis. En nuestra opinión, la circuncisión con grapadora ha pasado a ser el nuevo standard de tratamiento para la fimosis en adultos por sus excelentes resultados cosméticos y su mejorara evolución postoperatoria