ROC CLINIC

Liderando la nueva urología

INVESTIGACIÓN

Hiperplasia Benigna de Próstata

Hiperplasia Benigna de Próstata

Una de las enfermedades más comunes en el hombre.
Pioneros en el tratamiento de la Hiperplasia Benigna de Próstata. Contamos con la experiencia y el dominio de todo el arsenal terapéutico disponible para ofrecer el mejor tratamiento a cada paciente.
Reproducir vídeo

Síntomas
y causas

Diagnóstico

Tratamientos
y Tecnología

Resultados y
Calidad de vida

Descripción Hiperplasia Benigna de Próstata

La Hiperplasia Benigna de Próstata es el agrandamiento de la glándula prostática que, por su posición anatómica, da lugar a la obstrucción de la salida de la orina de la vejiga. Es una de las enfermedades más comunes que afectan al hombre. A los 40 años, el 40% de hombres presentan síntomas de esta enfermedad que se manifiestan, principalmente, en alteraciones en la dinámica urinaria. Este porcentaje aumenta un 10% a medida que avanza cada década, haciendo que la práctica totalidad de varones de más de 80 años tengan problemas urinarios.

La Hiperplasia Benigna de Próstata se manifiesta, sobre todo, a partir de los 40 años. Este porcentaje aumenta un 10% a medida que avanza cada década, haciendo que la práctica totalidad de varones de más de 80 años tengan problemas urinarios.

Los síntomas urinarios pueden deberse a distintas causas. Entre estas, una de las más comunes es la hiperplasia benigna de próstata, aunque es necesario descartar otras: estrechez en el conducto de la orina (estenosis de uretra), tumor vesical, piedras en la vejiga, infecciones de orina, etcétera.

Habitualmente, la mayoría de síntomas urinarios son debidos a la hiperplasia benigna de próstata, que puede producir obstrucción o agrandamiento de la próstata. Comúnmente, estos cuadros clínicos se conocen como prostatismo o problemas de próstata.

Los principales síntomas de la Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP) son:

  • Frecuencia miccional nocturna (nicturia).
  • Frecuencia miccional diurna.
  • Incontinencia de orina.
  • Escozor o dificultad para orinar.
  • Sensación de micción incompleta.
  • Chorro de orina débil.
  • Retraso en el inicio de la micción.
  • Goteo después de orinar.

La causa de la enfermedad es desconocida, aunque parecen existir factores genéticos, hormonales, alimentarios y de salud que pueden aumentar el riesgo de presentar problemas de próstata.

El diagnóstico de la hiperplasia benigna de próstata se realiza mediante historia clínica y exploración física. Dentro del estudio básico se suele solicitar un análisis de sangre con PSA (Antígeno Prostático Específico) y función renal, análisis de orina (con un cultivo de orina para descartar infección) y ecografía renal, vesical y prostática. En ocasiones será necesario realizar estudios más dirigidos como, por ejemplo, mediante cistoscopia, urodinamia o ecografía transrectal.

Los tratamientos varían en función de la gravedad e intensidad de los síntomas:

  • En los casos de síntomas leves sin complicaciones asociadas:
    • Es posible realizar un muy buen control de la enfermedad mediante revisiones periódicas y siguiendo una serie de consejos alimentarios básicos: restricción hídrica vespertina, evitar picantes, cafeína, alcohol y bebidas carbonatadas o edulcoradas.
  • Si los síntomas son moderados:
    • Normalmente se pueden tomar una serie de medicamentos para mejorar los síntomas. En función del tamaño de la próstata y la presencia o no de incontinencia será necesario asociar fitoterapia; alfabloqueantes para reducir la presión arterial y mejorar el flujo sanguíneo; inhibidores de la 5-alfa-reductasa para disminuir el tamaño de una próstata agrandada y mejorar el flujo de la orina a través del bloqueo de una enzima que el cuerpo necesita para elaborar la dihidrotestosterona; o anticolinérgicos. Es muy importante entender los efectos secundarios de estos tratamientos, especialmente sobre la esfera sexual, a la hora de plantear el mejor tratamiento para cada persona.
  • Si existe una hiperplasia de próstata que produce síntomas importantes o complicaciones:
    • La mejor alternativa es el tratamiento quirúrgico. Generalmente, se considera que el mejor tratamiento de la HBP es la enucleación prostática con Láser Holmium, que consigue eliminar todo el adenoma prostático y es apto para todos los tamaños prostáticos. En tamaños inferiores a 60-80gr se puede realizar vaporización del adenoma prostático con Plasma o Láser Verde. Otras alternativas son el AQUABEAM, indicado para todos los tamaños prostáticos, que produce una ablación del tejido prostático hiperplásico a través de un chorro de suero fisiológico a alta presión; y REZUM, que utiliza vapor de agua para desobstruir el tracto urinario inferior persiguiendo aliviar los síntomas y frenar la progresión de la enfermedad y la aparición de complicaciones asociadas. Esta última es una alternativa a la medicación en pacientes con una sintomatología leve o estadios iniciales.

Es necesario descartar otras causas de síntomas urinarios –como el tumor vesical- y descartar complicaciones graves de la hiperplasia de próstata. Una vez diagnosticada la enfermedad, se debe plantear el tratamiento adecuado atendiendo a los síntomas, al riesgo de progresión de la enfermedad y los efectos secundarios.

En definitiva, el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata es complejo y variable. Por eso, es importante ponerse en manos de urólogos con experiencia que dominen todo el arsenal de tratamientos para ofrecer el mejor a cada persona.

Descubre más sobre

Hiperplasia Benigna de Próstata

Síntomas y causas del Hiperplasia Benigna de Próstata

Diagnóstico del Hiperplasia Benigna de Próstata

Tratamientos y Tecnologíadel Hiperplasia Benigna de Próstata

Resultados y Calidad de vida Hiperplasia Benigna de Próstata

Actualidad

de ROC Clinic en Hiperplasia Benigna de Próstata

Investigación

Impact of Surgery for Benign Prostatic Hyperplasia on Sexual Function: A Systematic Review and Meta-analysis of Erectile Function and Ejaculatory Function

Nos preguntan

en la consulta sobre Hiperplasia Benigna de Próstata
Tener la próstata agrandada no significa tener cáncer y no aumenta el riesgo de sufrirlo.
Dependiendo del tratamiento, esto puede ocurrir. La cirugía abierta y la enucleación prostática con láser de Holmium son los dos tratamientos que consiguen eliminar todo el tejido evitando que vuelva a reproducirse. En cualquier caso, el especialista valorará la mejor opción de tratamiento para usted y le informará de los pros y contras de cada uno de ellos.

Equipo

de la unidad de Hiperplasia Benigna de Próstata

Los medios hablan de Roc Clinic

Equipo Médico de ROC CLINIC. Top 100 médicos FORBES. Líderes de la Nueva Urología, investigación y formación de Urólogos. Tratamientos Pioneros
Reproducir vídeo

Liderando la nueva urología. Liderando la nueva urología. Liderando la nueva urología. Liderando la nueva urología.

Sigue descubriendo