ROC CLINIC

Liderando la nueva urología

INVESTIGACIÓN

Láser co2 en Urología

El láser de dióxido de carbono (CO2) elimina las capas superficiales de la piel y estimula las capas más profundas consiguiendo la regeneración de las fibras de colágeno y elastina.

En Urología, el láser CO2 se utiliza para el tratamiento problemas funcionales, así como para la eliminación de condilomas o verrugas genitales provocados por el VPH.

Descripción

El láser de dióxido de carbono (láser CO2) es una tecnología avanzada que se emplea para el tratamiento de la flacidez de los tejidos, cicatrices en la piel, arrugas, manchas, poros, etc. Este láser aplica pequeños impulsos de luz con distintas intensidades hacia la zona de la piel a tratar calentando los tejidos hasta el punto de la evaporación de agua. Esto permite eliminar las capas superficiales de la piel de forma controlada y estimular las capas más profundas, provocando una regeneración de las fibras de colágeno y elastina.

El láser CO2 disminuye las lesiones cutáneas al pulir suavemente las imperfecciones de la piel ocasionando pequeñas heridas microscópicas que cicatrizan rápidamente mientras se produce colágeno y la piel se regenera y restaura.

¿Qué aplicaciones tiene el láser CO2 en Urología?

En el campo de la Urología, el láser CO2 está cobrando gran importancia en el tratamiento de múltiples afecciones. En Urología Funcional se utiliza para tratar patologías que afectan a la calidad de vida de la mujer como, por ejemplo, la incontinencia de orina, prolapso de órganos pélvicos, infecciones de orina de repetición y atrofia vulvovaginal. Asimismo, el láser CO2 es una tecnología muy eficaz para tratar las verrugas, también llamadas condilomas genitales, una enfermedad de transmisión sexual (ETS) provocada por el virus del papiloma humano (VPH), que afecta a la piel o a las membranas mucosas ocasionando bultos carnosos alrededor de los órganos sexuales.

El urólogo especialista valorará el caso de cada paciente y su tipo de piel para determinar las sesiones y la intensidad del láser a aplicar. En las sesiones se puede emplear un analgésico para disminuir las posibles molestias.

 

Láser CO2 para el tratamiento de problemas funcionales (láser vaginal)

El aparato genitourinario de la mujer está compuesto por vejiga, uretra, vagina y vulva. Estos órganos están repletos de receptores para los estrógenos. En la menopausia, con el descenso de los niveles de estrógenos en la sangre, se puede producir una atrofia de estos tejidos y, con ello, una disminución del colágeno, fibras elásticas y vasos sanguíneos; adelgazamiento del epitelio; modificaciones en el pH vaginal; y colonización por gérmenes gram negativos. Esto provoca sequedad, quemazón, irritación vaginal, insuficiente lubricación, disconfort y dolor, alteración de la función sexual, incontinencia, urgencia miccional, dolor al orinar (disuria) e infecciones urinarias de repetición.

  

En estos casos, el láser de CO2 activa los fibroblastos (células que contribuye a la formación de tejido conectivo) y la producción de colágeno y aumenta el flujo sanguíneo como respuesta al calor. Estos efectos hacen que se restaure la elasticidad, se hidrate del canal vaginal, aumente el tono muscular, se recolonicen los gérmenes presentes en la vagina premenstrual que actúan como barrera, mejore la continencia y la función sexual, e incluso, la estética de los tejidos vulvares externos.

Las mujeres postmenopáusicas con algunas de estas afecciones -en especial si tienen contraindicado el uso de estrógenos por antecedente de cáncer de mama o de útero, o aquellas que han presentado efectos secundarios a las terapias con estrógenos- son candidatas para el tratamiento con láser CO2.

En mujeres con síndrome genitourinario de la menopausia (atrofia vulvovaginal), es decir, con descenso de estrógenos y déficit de acción de los estrógenos en los tejidos urogenitales tras la menopausia, el láser CO2 actúa eliminando los daños causados por el envejecimiento fisiológico, restaurando, regenerando y restableciendo el aspecto y funcionalidad normal sin efectos secundarios, ni lesiones posteriores. Se estima que hasta el 50% de las mujeres postmenopáusicas sufren este síndrome.

Por otro lado, en mujeres que padecen infecciones de orina de repetición, el láser CO2 ha demostrado reducir los episodios de cistitis al año gracias a la reducción del pH, la recolonización vaginal por Lactobacilos y la desaparición de las Enterobacterias.

Asimismo, las mujeres con incontinencia urinaria de esfuerzo y prolapso de órganos pélvicos se benefician del láser CO2 gracias al fortalecimiento del tejido suburetral, periuretral y fascia pubocervical.

Efectividad del Láser CO2 en Urología Funcional

El láser CO2 consigue resultados desde la primera aplicación, alcanzando su máxima efectividad a las 4 semanas de la tercera aplicación. Numerosos estudios demuestran beneficios hasta 12-18 meses tras el tratamiento. Si es necesario, se pueden realizar sesiones de recordatorio.

¿Cómo es el procedimiento del láser CO2 vaginal?

La aplicación del láser CO2 es ambulatoria y no requiere preparación previa. Es un tratamiento poco invasivo que se realiza en 3 sesiones con un espacio de tiempo de 4 semanas entre cada una. No es necesario el uso de anestésicos de forma rutinaria, salvo en pacientes con hipersensibilidad.

El procedimiento se inicia con una exploración vaginal y luego se introduce la sonda más apropiada en la vagina (el láser viene equipado con varias sondas para adaptar su aplicación a las necesidades clínicas y anatómicas de la paciente) y, gracias a un cabezal que gira en 360 grados emitiendo el haz de energía, se puede tratar toda la superficie de la vagina en, aproximadamente, 15-20 minutos. Asimismo, existen aplicadores específicos para los labios genitales.

Cuidados posteriores a la aplicación del láser CO2 vaginal

Como cuidados posteriores a la aplicación del láser, únicamente se recomienda la aplicación de cremas hidratantes íntimas durante unos días y se pautarán revisiones periódicas a los 7 días de cada aplicación. La paciente puede incorporarse a su vida habitual de inmediato.

 

Láser CO2 para el tratamiento de condilomas

Los condilomas o verrugas genitales son lesiones producidas por el virus de transmisión sexual del papiloma humano (VPH) y que afectan a la piel del área genital, ocasionando bultos carnosos múltiples y polimorfos llegando a formar, en ocasiones, una gran masa de superficie fisurada e irregular. Puede causar picor, ardor, sangrado y dolor. Adicionalmente, algunas de estas lesiones producidas por el VPH pueden originar lesiones premalignas y/o tumores malignos

En el varón, el condiloma suele localizarse en el frenillo, surco balanoprepucial y superficie interna del prepucio. En la mujer, se localiza en la vulva, periné y ano. Las características anatómicas del aparato genital femenino hacen que se extiendan rápido por vagina y cuello del útero. También pueden aparecer en localización anal.

Existen varias formas de tratar las verrugas genitales o condilomas, pero la vaporización con láser CO2 es el método más eficaz. El láser concentra la energía térmica en franjas de tejido pequeñas, coagulando así el punto exacto de la lesión y evitando daños en el tejido genital sano circundante.

En comparación con las técnicas convencionales, el láser de CO2 tiene la ventaja de la rapidez en la desaparición de las lesiones y menor grado de recidivas. No obstante, como los condilomas tienen tasas altas de recurrencia, es necesario un hacer seguimiento estrecho para controlar su posible aparición varios meses después del tratamiento.

Asimismo, con el láser CO2 se obtiene una mejor cicatrización que con otras técnicas, minimizando así las molestias post-tratamiento y acortando el tiempo postoperatorio.

¿Cómo es el tratamiento de condilomas con láser CO2?

El procedimiento de eliminación de lesiones con láser CO2 es muy rápido y cómodo para el paciente. En primer lugar, se anestesia el área a tratar para minimizar las molestias. Posteriormente, el especialista aplicará el láser CO2 con la intensidad más adecuada según cada caso y de manera muy precisa para poder controlar la profundidad exacta a la que se quiere llegar. De esta manera, se consigue eliminar la lesión minimizando el riesgo de una cicatriz posterior. En el 90% de los casos solo se precisa una sesión para eliminar por completo el condiloma.

La duración del proceso dependerá de cada caso, pudiendo variar entre 10 y 30 minutos según sea la lesión.

En el caso de las lesiones internas (cuello del útero, intrauretrales o intraanales), la duración del tratamiento para eliminar el condiloma con láser dependerá del número de lesiones y de si el paciente requiere sedación para poder tratarlas.

En general, el tratamiento láser para eliminar condilomas o verrugas genitales no produce dolor ni molestias.

Cuidados posteriores a la eliminación de condilomas con láser CO2

Tras del tratamiento del condiloma con láser CO2, es normal que la zona quede ligeramente inflamada con sensación de leve de quemazón, picor y tirantez. Asimismo, pueden aparecer pequeñas heridas con sangrado durante 24-48h y una costra que desaparecerá en aproximadamente una semana, persistiendo el enrojecimiento durante un tiempo. La inflamación desaparecerá progresivamente en 3-5 días.

Con el tiempo, la desaparecerá por completo sin que habitualmente quede marca alguna, con lo que el resultado estético suele ser excelente.

Algunas recomendaciones a seguir tras el tratamiento de condilomas:

  • Evite vestir con prendas ajustadas los dos días posteriores al tratamiento para impedir que el roce irrite la zona.
  • Aplique la crema indicada por su médico.
  • No nade ni realice ejercicio extenuante hasta 72 horas después.
  • No frote el área tratada con la toalla. Seque con cuidado.
  • Evite deportes de contacto o sudor excesivo mientras la herida esté enrojecida.
  • Si aparecen costras, no las arranque.
  • Si aparecen ampollas, llame a su médico.
El láser CO2 genera ocasionando pequeñas heridas microscópicas que cicatrizan rápidamente mientras se produce colágeno y la piel se regenera y restaura.

Ventajas del Láser co2 en Urología

  • Cirugía sin bisturí, mínimamente invasiva
  • Sin sangrado
  • Menor tiempo de postoperatorio
  • Mayor velocidad de cicatrización
  • Menor grado de recidivas
  • Mejor acabado estético
  • Excelente efectividad del tratamiento desde la primera aplicación
  • Rápida recuperación
  • Apto para mujeres embarazadas.

Desventajas del Láser co2 en Urología

  • El efecto del láser CO2 en en urología funcional es más lento que el láser ablativo y requiere varias sesiones para conseguir un efecto equivalente.

Actualidad

sobre el Láser co2 en Urología en ROC Clinic

Nos preguntan

en la consulta sobre Láser co2 en Urología
El rejuvenecimiento vaginal con láser CO2 consigue resultados desde la primera aplicación, alcanzando su máxima efectividad a las 4 semanas de la tercera aplicación. Numerosos estudios demuestran beneficios hasta 12-18 meses tras el tratamiento. Si es necesario, se pueden realizar sesiones de recordatorio.
Las verrugas genitales no solo se contagian por penetración vaginal o anal, sino también por contacto con otras zonas infectadas. Al ser una infección que se transmite por el contacto sexual, el preservativo no protege al 100% , ya que no cubre todas las superficies y existe el riesgo de transmisión por contacto previo a la colocación del preservativo. Otra forma de prevenir la infección es la vacunación contra el virus del papiloma humano (vacuna cuatrivalente), efectiva sobre todo antes de iniciar la actividad sexual.
Un bebé cuya madre presenta la infección puede desarrollar, aunque en raras ocasiones, verrugas en la garganta (papilomatosis laríngea). Aunque es poco común, es una condición potencialmente mortal para el niño o niña que requiere, frecuentemente, cirugía láser para evitar obstrucciones en los conductos respiratorios.
Las mujeres con verrugas genitales deben someterse también a un examen para detectar posibles verrugas en el cuello uterino. Hay evidencia de que la infección por el VPH puede causar cáncer cervicouterino. Debe consultar adicionalmente al ginecólogo para realizarse una citología cervical (test de Papanicolau) para descartar precozmente patologías como el cáncer de cuello uterino.

Equipo

de la unidad de Láser co2 en Urología