Vivir con un riñón

El riñón es un órgano par, situado en el retroperitoneo, cuya función principal es purificar nuestro organismo de sustancias de deshecho que son eliminadas a través de la orina. Los seres humanos nacemos con dos riñones, habitualmente situados uno a cada lado y ubicados en la parte más alta de la región lumbar.  

Vivir con un solo riñón es motivo de preocupación para los pacientes. Sin embargo, con algunas precauciones y una vida saludable, las personas monorrenas (con un solo riñón) pueden tener calidad de vida, hacer una vida completamente normal y sin limitaciones importantes. 

Debido a su condición natural, un riñón único es capaz de incrementar sus capacidades como órgano purificador del organismo hasta ser capaz de reemplazar al restante y realizar la función de los dos. Es por esto por lo que una persona con un solo riñón no tiene ningún problema en realizar actividades rutinarias de la vida diaria, incluidos el ejercicio físico, la actividad sexual o trabajos extenuantes. 

¿Cuáles son las principales causas de tener un solo riñón? 

Las tres situaciones más frecuentes por las que un paciente tiene un solo riñón son:  

  1. La persona nació con un solo riñón, lo que se conoce como monorreno congénito. En la actualidad este hallazgo es detectado mayoritariamente durante la vida fetal, en el contexto del seguimiento del embarazo; en otros casos, la condición de monorreno congénito es diagnosticada en la fase adulta, de forma incidental, cuando se realizan pruebas de imagen por otros motivos. 
  1. Pacientes sometidos a nefrectomía, que es la extirpación quirúrgica del riñón. Las causas más frecuentes por los que se extirpa el riñón son los tumores renales, los tumores de la vía urinaria superior, las obstrucciones crónicas, las litiasis (piedras), la pérdida completa de función renal, la afectación de un riñón por otros tumores retroperitoneales o los traumatismos severos.  
  1. Donantes vivos renales. Son los pacientes con 2 riñones sanos que donan uno de ellos para ser trasplantado a otro paciente con insuficiencia renal terminal.  

¿Por qué requieren precauciones las personas con un solo riñón? 

Las personas con un solo riñón pueden realizar su vida normal sin problema alguno, pero están obligados a tomar una serie de precauciones por su condición de órgano único cuya función debe ser cuidada en el largo plazo para evitar la insuficiencia renal y la diálisis. 

En presencia de un riñón único, algunos problemas de considerable prevalencia como las litiasis (piedras), los tumores, la obstrucción de la vía urinaria o los traumatismos tienen un pronóstico más grave y requieren de una preferencia mayor en su tratamiento, que siempre es más complejo y delicado. 

¿Qué precauciones tomar si tengo solo un riñón? 

Con la finalidad de proteger la función del riñón y prevenir enfermedades que afecten a nuestro riñón único, es recomendable tomar una serie de medidas: 

Si soy un paciente con un riñón único, ¿cuándo debo alarmarme y contactar con mi urólogo? 

Si tiene un riñón único y presentas alguno de los siguientes síntomas, debes contactar de inmediato con tu urólogo especializado en riñón