El dolor de cólico nefrítico típico es de los dolores más agudos e insoportables que existen. Sin embargo, ni es constante, ni afecta a todas las personas que tienen piedras en el riñón.

De hecho, el dolor del cólico renal se produce cuando una piedra obstruye la salida de orina del riñón y éste se dilata.

dolor de cólico nefrítico
Dolor de cólico nefrítico

¿Qué dolor produce el cólico nefrítico?

Depende de la altura a la que se detiene la litiasis. Así, las litiasis renales que obstruyen el riñón a nivel de la pelvis renal o el uréter más alto suelen producir dolor lumbar del mismo lado, a menudo asociado a náuseas y vómitos.

A medida que la piedra obstruye a nivel más bajo, los síntomas cambian. Por ejemplo, cuando la litiasis alcanza el uréter medio es común que nos encontremos con un dolor que ha pasado de la espalda al abdomen o el flanco. También puede asociar alteraciones intestinales o sangrado.

Las piedras pélvicas suelen producir dolor abdominal bajo o inguinal, y cuando éstas están a nivel de la vejiga, es común que las personas noten síntomas parecidos a los de infección de orina o sensación de hormigueo genital en ese lado.

¿El cólico nefrítico siempre duele mucho?

No. En muchas ocasiones el dolor del cólico es leve o moderado, y es perfectamente tolerable. Sin embargo, sí es cierto que algunas personas sufren ataques de cólico nefrítico verdaderamente graves en intensidad y que solo pueden ser controlados con analgesia inyectable.

¿El dolor sube y baja o siempre está ahí?

El dolor del cólico típicamente sube y baja. Es importante apuntar que el típico cólico nefrítico se caracteriza por un dolor oscilante, muchas veces relacionado con la toma de líquido -especialmente alcohol-. Por contra, el dolor típico de ataque renal no se relaciona ni con el movimiento ni con la posición. Cuando tenemos un cólico, no existe ninguna posición en la que el dolor cede.

Otros síntomas del cólico nefrítico

Respecto al sangrado, es muy común durante el cólico nefrítico. De hecho, la inmensa mayoría de personas con litiasis renales que obstruyen la salida del riñón presentan hematuria micro o macroscópica. También es muy común que el cólico nefrítico asocie alteraciones gastrointestinales. Las más comunes son el estreñimiento, la disminución de la emisión de gases, y las náuseas y vómitos. 

¿Cuándo hay que ir a urgencias?

Existen varias circunstancias que obligan a ir a urgencias cuando tenemos dolor de riñón. La primpera y más importante es la fiebre, puesto que no es típica del cólico. Cuando coexiste un cólico nefrítico con fiebre y escalofríos es imperativo acudir a urgencias. Cuando el dolor se acompaña de aumento de temperatura puede apuntar la existencia de una infección urinaria (pielonefritis obstructiva), que exige la realización de exploraciones complementarias y el inicio de tratamiento.

Lo mismo ocurre con cuando el dolor se acompaña de náuseas y vómitos incoercibles, puesto que no será posible controlar el dolor con analgesia vía oral. En esa situación será necesario controlar la clínica digestiva, además del dolor, antes de plantear el alta del paciente.

Como conclusión, el dolor de cólico renal es muy común y puede acompañarse de otros síntomas. Algunos de ellos obligan a consultar a un profesional de la salud. Sin embargo, en todos los casos es necesario estudiar el cuadro mediante una prueba de imagen -muchas veces diferida- para asegurar y diagnóstico y plantear el seguimiento.