ROC CLINIC

Liderando la nueva urología

INVESTIGACIÓN

Esfínter urinario artificial

El esfínter urinario artificial es un tratamiento de segunda línea para acabar con incontinencia urinaria de esfuerzo.

Se trata de un dispositivo que se implanta en el paciente para permitirle controlar el esfínter manualmente evitando los escapes de orina.

Esfínter Urinario Artificial
Reproducir vídeo

Nuestra experiencia

con Esfínter urinario artificial

Nuestro equipo cuenta con años de experiencia en el tratamiento de la incontinencia urinaria severa tanto en hombres como en mujeres. Realizamos un estudio detallado de nuestros pacientes para poder valorar el tratamiento más adecuado

Los profesionales de nuestro servicio reciben pacientes con situaciones de incontinencia complejo valorados en otros centros para manejo quirúrgico. Además, trabajamos junto con fisioterapeutas del suelo pélvico para optimizar resultados y realizar el primer escalón del tratamiento.

Nuestra experiencia y actividad está registrada en la European Association of Urology (EAU), figurando como los profesionales con mayor actividad quirúrgica en este sentido en nuestro país. Además, la inscripción en bases de datos internacionales nos permite auditar los resultados y compararlos con otros centros de excelencia.

+ 0
años de experiencia
Somos los profesionales con mayor actividad quirúrgica en nuestro país.
Recibimos pacientes con situaciones de incontinencia complejos valorados en otros centros para manejo quirúrgico.

Descripción

El esfínter urinario es un músculo que permite al cuerpo contener la orina. Normalmente, el esfínter permanece contraído hasta que la persona decide relajarlo para orinar. Cuando la persona tiene dificultad para controlar el esfínter urinario puede tener escapes involuntarios de de orina.

Cuando esto pasa, la implantación de un esfínter urinario artificial es un tratamiento de segunda línea para acabar con incontinencia urinaria de esfuerzo. Se recomienda en los casos en los que la incontinencia es severa o cuando colocación de una malla o sling no haya resuelto el problema.

Es una solución duradera a largo plazo para la incontinencia urinaria femenina y la incontinencia urinaria masculina, pero para su implantación es importante que el paciente sea capaz de controlar manualmente el dispositivo. El médico le hará un examen para asegurarse de que no haya contraindicaciones para su colocación.

El esfínter urinario artificial consta de tres partes:

  • Un manguito. Se trata de un anillo de silicona que se ajusta alrededor de la uretra. Cuando el manguito se infla (se llena de líquido), ejerce presión sobre la uretra y la contrae para bloquear el paso de la orina. Cuando usted necesita orinar, el manguito se desinfla (se vacía de líquido) y reduce la presión de la uretra para permitir que la orina fluya hacia afuera.
  • Un globo, que contiene una pequeña cantidad de solución salina y regula la presión del manguito. El líquido se desplaza hacia él cuando el manguito está desinflado.
  • Una bomba, que hace que el líquido entre o salga del manguito. En el caso de la mujer, el mecanismo de la bomba se coloca en los labios de la vulva y en el caso del hombre, en el escroto.

 

Para utilizar el esfínter artificial cuando un paciente quiera orinar, debe apretar la bomba colocada en el escroto (caso del hombre) o labios vulvares (caso de la mujer). La bomba hace que el líquido salga del manguito y se dirija hacia el globo, lo que permite que el manguito se desinfle y la uretra se abra. El manguito permanece abierto durante un minuto para orinar. Luego, se cierra de forma automática.

¿En qué consiste la operación del esfínter urinario artificial?

Para la implantación del esfínter urinario artificial en hombres, el cirujano realizará dos pequeñas incisiones bajo anestesia general o epidural: una en el escroto, donde colocará el manguito, y otra cerca del abdomen inferior. En las mujeres, el abordaje generalmente es mediante laparoscopia o vía abdominal.

Cuando la cirugía haya terminado, las incisiones se cerrarán con suturas (puntos) que se disolverán por sí mismos sin necesidad de sacarlos.

Tras la operación, el paciente permanecerá hospitalizado 24 horas con una sonda para drenar la orina. Pasado este tiempo, el paciente será dado de alta con una serie de recomendaciones descritas por el urólogo.

El esfínter urinario artificial no será activado hasta pasadas seis semanas aproximadamente, cuando haya cicatrizado por completo. Por tanto, el paciente continuará teniendo incontinencia urinaria durante este tiempo. En este período, también es posible que sienta dolor en el área pélvica o dolor al orinar. Su médico puede recetarle medicamentos para paliar estos síntomas.

Durante la primera semana después de su cirugía, el urólogo le puede recomendar llevar un suspensorio escrotal y esperar seis semanas antes de comenzar a hacer actividades vigorosas como ejercicio en el gimnasio, montar en bici o levantar peso de más de 4 kilos. El médico le dirá cuándo puede retomar la actividad sexual.

El esfínter urinario artificial es un tratamiento para acabar con incontinencia urinaria de esfuerzo. Se recomienda en los casos en los que la incontinencia es severa o cuando colocación de una malla o sling no haya resuelto el problema.

Ventajas del Esfínter urinario artificial

  • Resultados mantenidos a lo largo del tiempo
  • Regreso a las actividades cotidianas en pocos días evitando grandes esfuerzos
  • Ya no tendrá que usar pañales absorbentes

Desventajas del Esfínter urinario artificial

  • Necesidad de evitar esfuerzos físicos las primeras semanas tras la cirugía
  • Estudio completo previo a cirugía que puede limitar que el tratamiento quirúrgico sea el indicado en todos los pacientes
  • Necesidad de aprender a utilizar el dispositivo

Actualidad

sobre el Esfínter urinario artificial en ROC Clinic

Nos preguntan

en la consulta sobre Esfínter urinario artificial

Equipo

de la unidad de Esfínter urinario artificial