La próstata es una pequeña glándula situada bajo la vejiga de los hombres y que tiene importantes funciones relacionadas con la producción de semen y la continencia urinaria.

Si existe una sospecha clínica de que padezca un cáncer de próstata, el urólogo recomendará una prueba diagnóstica llamada biopsia de próstata, que es un procedimiento para extraer muestras de tejido sospechoso de la próstata. Esta sospecha viene determinada, generalmente, por la combinación de uno o varios de estos hallazgos:

Biopsia de próstata

Durante la biopsia, se utiliza una aguja para recolectar varias muestras de tejido sospechoso de la próstata. Este procedimiento es realizado por un urólogo especializado en el diagnóstico de cáncer de próstata. Las muestras de tejido de la biopsia de próstata se examinan al microscopio por un patólogo especializado.

Ante la pregunta de muchos hombres sobre si la biopsia de próstata es dolorosa, es importante destacar que se trata de un procedimiento realizado bajo sedación y anestesia local de los plexos nerviosos que rodean a la glándula, lo cual consigue una ausencia de dolor durante el procedimiento y unas muy leves molestias locales los días posteriores, más relacionadas con la sensación de micción que con un verdadero dolor. Se trata de un procedimiento que se tolera excelentemente y que apenas requiere uso de analgésicos en los días posteriores.

Preparación para la biopsia de próstata

Para prepararle para la biopsia de próstata, el urólogo puede indicarle:

Después del procedimiento

Su urólogo le recomendará reposo relativo durante 24-48 horas después de la biopsia. En los días posteriores podría notar:

¿Existen riesgos asociados a la biopsia de próstata?

Los principales riesgos asociados a la biopsia de próstata son:

No dude en ponerse en contacto con su urólogo si presentase fiebre, dificultad para orinar o sangrado por la orina prolongado o intenso.

Autor: Vital Hevia Palacios, urólogo experto en cáncer de próstata.