Diagnóstico
Cáncer de Testículo

El cáncer de testículo es de crecimiento rápido. Es fundamental un diagnóstico precoz para evitar la progresión de la enfermedad.

La mejor prueba diagnóstica inicial es la exploración física y la ecografía escrotal. La ecografía testicular es el sistema gold standard y arroja mucha información sobre la existencia o no de tumor, la afectación local que produce y la invasión de órganos vecinos.

Diagnóstico del cáncer de testículo

Para el diagnóstico del cáncer de testículo, además de una adecuada exploración física, se realizan las siguientes pruebas diagnósticas:

  • Analítica sanguínea con marcadores tumorales del tumor testicular, que se elevan en el 51% de los casos. También sirven para establecer el pronóstico y son útiles en el seguimiento. Son la B-HCG, alfafetoproteína y LDH. Siempre se toman antes y después de la cirugía de extirpación testicular.
  • Prueba de imagen. Ante cualquier hombre con una masa o dolor escrotal de nueva aparición, especialmente en menores de 40 años, es razonable solicitar una ecografía escrotal. La ecografía escrotal es la prueba gold standard para el diagnóstico de la patología escrotal, y también en el cáncer de testículo.

La ecografía doppler permite estudiar la estructura de los testículos y de sus vasos sanguíneos, y determinar si existe alguna masa, así como su extensión. El uso de la ecografía testicular puede:

  • Determinar si una masa es intra o extra testicular.
  • Determinar el volumen y la localización anatómica de la lesión.
  • Caracterizar el testículo contralateral para excluir otras lesiones e identificar factores de riesgo de neoplasias.

La ecografía testicular también se recomienda para todos los hombres con masas retroperitoneales o viscerales y/o sin elevación de marcadores tumorales testiculares en ausencia de una masa testicular palpable. Cuando existen dudas, se puede realizar una resonancia magnética (RMN) escrotal.

  • TAC toraco-abdomino-pélvico. En todos los casos en los que se ha diagnosticado de una neoplasia testicular, es necesario realizar un TAC de tórax y abdomen para descartar la presencia de metástasis a distancia. En casos seleccionados se pueden realizar TAC cerebral, si hay sospecha de metástasis cerebrales.
  • PET. No se usa como prueba en diagnóstico inicial, sino para evaluar la presencia de tumor retroperitoneal a pesar del tratamiento con quimioterapia.
  • En los pacientes jóvenes con deseo de tener descendencia en el futuro, debe ofrecerse el estudio de fertilidad mediante seminograma y estudio hormonal (testosterona, LH y FSH) y la posibilidad de criopreservar semen.

Tipos de tumores de testículo

Es muy importante clasificar el tipo de tumor tras la cirugía, puesto que tienen muy importantes implicaciones en el tratamiento y el diagnóstico. Existen dos subgrupos principales de tumores testiculares.

Tumores de células germinales:

Son el subtipo más frecuente (90-95% de los casos) y a su vez se clasifican en:

  • Seminomas (35% del total). Tienden a crecer y a propagarse más lentamente que los no seminomas.
  • No seminomas (25% del total): neoplasia intratubular de células germinales, carcinoma embrionario, teratoma, teratocarcinoma, coriocarcinoma o tumor del saco vitelino).
  • Tumores mixtos (hasta en un 40% de los casos)

Tumores de células estromales:

  • Tumor de células de Leydig: Es el más frecuente de los tumores estromales. Aparece en la primera década de la vida o entre la tercera y sexta. Únicamente el 10% son malignos.  Se diagnostica por la presencia de masa testicular indolora, ginecomastia y alteraciones hormonales. El tratamiento es quirúrgico (en algunos casos se puede realizar cirugía conservadora) y los casos metastásicos presentan escasa respuesta a quimioterapia o radioterapia.
  • Tumor de células de Sertoli: Aparece en torno a los 45 años. El 20% son malignos, pero presentan baja capacidad metastásica. Aparece como una masa testicular y raramente presentar ginecomastia o alteraciones hormonales. El tratamiento es quirúrgico pudiéndose realizar cirugía conservadora en algunos casos.
Descubre más sobre
Cáncer de Testículo

Actualidad
de ROC Clinic en Cáncer de Testículo

Investigación

Metastatic testicular cancer presenting with hematuria and flank pain

Nos preguntan
en la Consulta

Me noto un bulto en el testículo, ¿puede ser un tumor?

Pueden ser muchas cosas. El tumor de testículo es poco frecuente, pero sabemos que un diagnóstico a tiempo es curativo casi al 100%. Por tanto, pide visita para que podemos explorarte y hacerte una ecografía.

¿El tumor de testículo se cura?

Si, la gran mayoría de los cánceres de testículo se curan. Cuanto antes hagamos el diagnóstico, más posibilidades de curarlo con el mínimo tratamiento.

¿Cuál es el tratamiento del cáncer de testículo?

Primero hacemos cirugía para determinar el tipo de tumor y su extensión local. Después, en función de varios factores, puede ser que hagan falta otros tratamientos.

¿Afecta a mi fertilidad que me quiten un testículo?

Es una posibilidad, aunque no es siempre así. Muchos hombres jóvenes preservan esperma antes de la cirugía para poder disponer de espermatozoides sanos en el momento que se planteen tener descendencia.

Ver más preguntas

Equipo
de la unidad de Cáncer de Testículo

Dr. Javier Romero-Otero

Dr. Javier Romero-Otero

VER PERFIL

Dr. Ricardo Brime-Menéndez

Dr. Ricardo Brime-Menéndez

VER PERFIL

Dr. Javier Feltes-Ochoa

Dr. Javier Feltes-Ochoa

VER PERFIL

Los medios hablan
de Roc Clinic
Doctor Romero
Contacta por Whatsapp