El antígeno prostático específico (PSA, por sus siglas en inglés) es una proteína producida por la próstata. Sus niveles se pueden detectar mediante un análisis de sangre conocido como prueba de PSA.

Un nivel de PSA elevado podría revelar indicios de cáncer de próstata, agrandamiento de la próstata y otros problemas comunes en esta glándula del aparato reproductor masculino. También puede ser el resultado de tomar ciertos medicamentos. Sea cual sea la causa de los altos niveles de este antígeno, es esencial acudir a una revisión médica.

En este artículo, veremos para qué sirve la prueba de PSA, en qué casos se recomienda someterse a dicho estudio, cómo se realiza y cómo se deben interpretar los resultados.

¿Para qué sirve la prueba de PSA?

PSA

La prueba del antígeno prostático específico suele usarse para detectar cáncer de próstata antes de que se desarrollen los síntomas. Ahora bien, la mayoría de los casos de cáncer de próstata crecen muy lentamente.

Una prueba de antígenos no es capaz de mostrar diferencias entre los niveles anormales por cáncer de próstata y otras afecciones no cancerosas. Además, este examen no permite diferenciar entre un cáncer que crece relativamente lento y uno que puede propagarse a gran velocidad. Por sí sola, la prueba podría incentivarte a buscar un tratamiento para el cáncer de próstata que no necesitas, lo que podría provocar efectos secundarios.

Por lo tanto, si tienes niveles de PSA elevados, deberás someterte a otros exámenes para confirmar la causa. Y con la ayuda del médico, se deberá analizar si existe alto riesgo de desarrollar cáncer de próstata y mejor tratamiento para ti en caso de que ya lo tengas.

¿En qué casos se recomienda la prueba de PSA para la próstata?

Un especialista podría recomendar una prueba del antígeno prostático específico en los siguientes escenarios:

¿Cómo se realiza una prueba de PSA?

Para llevar a cabo una prueba de antígenos, el médico hará una punción en tu brazo para extraer una muestra de sangre.

Para prepararte correctamente para esta prueba, deberás abstenerte de tener relaciones sexuales y masturbarte durante las 24 horas previas. Esto se debe a que la producción de semen puede aumentar tus niveles de antígeno prostático específico y alterar los resultados. Por la misma razón, es esencial que le digas al especialista qué medicamentos estás tomando actualmente.

Una prueba de PSA para la próstata conlleva riesgos mínimos. Es posible que sientas un poco de dolor o molestias, o que aparezca un moretón en el lugar donde se inserta la aguja.

¿Cómo interpretar los resultados del PSA?

No hay niveles definitivos del antígeno prostático específico que sean normales o anormales. Por lo general, cuanto más alto sea tu nivel de antígenos, más probabilidades tendrás de tener cáncer o una afección distinta en la próstata, como una infección o agrandamiento. Sin embargo, es posible tener un nivel alto de PSA sin tener ningún padecimiento, y viceversa.

Como mencionamos antes, se requieren pruebas adicionales para diagnosticar la causa exacta de los niveles de PSA elevado. Estas incluyen:


En conclusión, la prueba de PSA para la próstata puede ser muy útil para detectar o descartar afecciones en la próstata (lo que incluye el cáncer de próstata) antes de que aparezcan los síntomas, estudiar el desarrollo del padecimiento o verificar si cierto tratamiento está funcionando.

Pero hay que insistir en que los resultados que arroja este examen no son concluyentes. Solo el urólogo especialista en cáncer de próstata puede decirte lo que significan los niveles elevados del antígeno prostático específico en una prueba e indicar cuáles son los pasos a seguir.