La eyaculación retrógrada u orgasmo seco consiste en la ausencia de emisión de esperma durante el orgasmo debido a que este no sale por la uretra, sino que se desvía del camino hacia la vejiga.  

Diferencias entre eyaculación retrógrada y aneyaculación 

La eyaculación retrógrada consiste en la emisión de esperma durante el orgasmo hacia la vejiga. Cuando esto pasa, es común que la orina de después de las relaciones sexuales salga turbio al existir esperma mezclado con orina 

La aneyaculación, por su parte, es la no emisión de esperma por parte de la próstata o las vesículas seminales durante el orgasmo. La mayoría de los casos de aneyaculación están relacionados con causas psicológicas pero también puede darse problemas del organismo como obstrucción de las vías seminales o problemas hormonales. 

¿Por qué se produce la eyaculación retrógrada? 

Cuando se produce el orgasmo, se contraen ambos esfínteres urinarios y se llena la uretra prostática con semen. Posteriormente, se abre el esfínter externo y se producen contracciones intermitentes del suelo pélvico, que expulsan el semen hacia el exterior. El mecanismo fundamental por el que se produce la eyaculación retrógrada es el cierre incompleto del esfínter urinario interno, que puede deberse a principalmente estos cuatro factores:  

Medicamentos 

Los medicamentos que habitualmente producen orgasmo seco y eyaculación retrógrada son los alfabloqueantes que se utilizan para el tratamiento de los síntomas del tracto urinario inferior. Los principales alfabloqueantes son la tamsulosina, terazosina, alfuzosina, doxazosina y silodosina. Algunos de ellos, principalmente los que tienen una eficacia más específica para el tracto urinario como la silodosina, producen eyaculación retrógrada muy habitualmente. Otros menos selectivos como doxazosina o alfuzosina tienen menos probabilidades de presentar esta alteración. 

Hiperplasia Benigna de Próstata (HBP) 

Los problemas de próstata afectan a dos de cada cinco hombres a los 40 años. Además de los síntomas urinarios, la hiperplasia benigna de próstata (HBP) puede producir síntomas sexuales, siendo la disfunción eréctil el más conocido. Sin embargo, las alteraciones de la eyaculación son también muy habituales. Entre otros, los problemas de próstata aumentan el riesgo de presentar eyaculación seca aunque el mecanismo es poco conocido. 

Cirugía de próstata 

La cirugía de próstata, tanto la que se realiza por cáncer de próstata como por hiperplasia benigna de próstata, es un factor de riesgo para la ausencia de eyaculación. En el caso de la cirugía de cáncer de próstata, la extirpación de la próstata y vesículas seminales, conduce a la completa ausencia de producción de líquido seminal. En este caso estaríamos hablando de aneyaculación. 

En el caso de la cirugía de la hiperplasia de próstata, la mayoría de procedimientos tradicionales como la adenomectomía, la vaporización o la enucleación de próstata, presentan altas tasas de alteraciones de la eyaculación posiblemente por lesión de los conductos eyaculadores, del cuello vesical (el esfínter interno) y la aplicación de “energías calientes”. Algunos procedimientos quirúrgicos más modernos, como el Urolift, el Rezum, el iTind o el Aquabeam ocasionan este problema con mucha menos frecuencia. 

Alteraciones neurológicas 

La eyaculación es un fenómeno complejo que exige de una regulación neurológica óptima. Cualquier alteración de estas estructuras neurológicas o de su función puede producir una alteración en el desarrollo normal de la emisión de esperma. Enfermedades o situaciones como la diabetes, la lesión medular, la cirugía retroperitoneal, la esclerosis múltiple o cualquier otra alteración del funcionamiento o la anatomía de la zona puede acarrear una ausencia de eyaculación, ya sea por eyaculación retrógrada o por aneyaculación. 

Diagnóstico de la eyaculación retrógarada u orgasmo seco 

En la mayoría de ocasiones, no suele ser necesario un diagnóstico especializado, puesto que la historia clínica suele ofrecer pistas suficientes sobre la causa del problema. En algunos casos, como en hombres que tienen deseos de descendencia, sí es posible realizar un análisis de orina postorgásmica para ver si existen espermatozoides, para diferenciar aneyaculación de eyaculación retrógrada.  

En la segunda situación, si se desea descendencia, se podrían obtener espermatozoides tras el tratamiento de la primera orina tras el orgasmo. 

Tratamiento de la eyaculación retrógrada u orgasmo seco 

El tratamiento de la eyaculación seca debe hacerse identificando la causa en la medida de lo posible. En algunas ocasiones, es posible identificar algún medicamento como causante del problema. Al retirarlo, la mayoría de hombres, aunque no todos, mejoran. 

En otras situaciones, no será posible solucionar el problema debido a que las causas son irreversibles,  

No existe ningún medicamento específico que haya demostrado ser eficaz en el tratamiento de la eyaculación seca. Sin embargo, existen estudios experimentales que apuntan hacia la eficacia de algunos tratamientos como, por ejemplo, el uso de agonistas adrenérgicos como la pseudoefedrina, algunos antidepresivos como la imipramina o incluso la inyección de colágeno en el cuello vesical para potenciar el cierre del esfínter interno.