ROC CLINIC

Liderando la nueva urología

INVESTIGACIÓN

TRATAMIENTO

Tratamientos y Tecnología

Tratamientos y Tecnología Cáncer de riñón

Siempre que sea posible, extirparemos el tumor preservando el riñón.

Contamos con toda la tecnología disponible para tratar el cáncer de riñón como el robot DaVinci, la laparoscopia y los tratamiento ablativos, entre otros.

Síntomas
y causas

Diagnóstico

Tratamientos
y Tecnología

Resultados y
Calidad de vida

Tratamientos del cáncer de riñón

El tratamiento del cáncer renal dependerá de la etapa en la que se encuentre, de la edad del paciente y de otros problemas de salud que este pueda tener. Siempre que técnica y oncológicamente sea posible, se intentará extirpar únicamente el tumor preservando el riñón.

Para el tratamiento, es necesario diferenciar entre el tumor localizado y el metastásico:

Tratamientos en tumores localizados:

Nefrectomía parcial o cirugía conservadora de nefronas:

Es el tratamiento recomendado en pacientes cuya enfermedad se encuentra en estadio I. Consiste en extirpar el tumor renal en su totalidad, conservado la mayor parte de órgano posible para evitar insuficiencia renal posterior. Consigue tasas de 80-100% de supervivencia libre de enfermedad a los 5 años. Este es el tratamiento más adecuado, siempre que sea técnicamente posible, en tumores menores de 7cm, en pacientes con tumores en ambos riñones o en pacientes con un solo riñón. La cirugía se puede realizar mediante abordaje abierto, laparoscópico o robótico, según las características del caso.

 

Nefrectomía radical:

Es el tratamiento recomendado en pacientes en los que la cirugía parcial no es posible. Consiste en la extirpación total del riñón afectado respetando la glándula suprarrenal, a no ser que esta esté infiltrada por el tumor. En los casos en los que se ha detectado que los ganglios linfáticos están afectados se realizará la linfadenectomía (extracción de los ganglios linfáticos próximos al riñón). La nefrectomía radical también puede realizarse mediante abordaje abierto, laparoscópico o robótico, según las características de cada caso.

 

Vigilancia activa:

Se puede realizar vigilancia estrecha del tumor en pacientes de edad muy avanzada, que no sean aptos para la cirugía y con tumores menores de 3-4 cm.

 

Terapias ablativas:

En personas que no sean aptas para cirugía porque suponga un riesgo importante, ya sea porque estén en edad muy avanzada o porque padezcan otras enfermedades, se puede tratar el cáncer de riñón a través de ablación. Este procedimiento aplica energía sobre el tumor de forma laparoscópica o percutánea mediante radiofrecuencia o crioterapia. También se puede realizar en personas con tumores menores de 3 cm en determinadas localizaciones.

 

Tratmientos en tumores localmente avanzados o metastásicos:

Nefrectomía de tumor renal con trombo en cava:

Cuando el tumor avanza de forma local puede aparecer trombo con componente tumoral en la vena renal, o incluso en la vena cava. En esos casos, es necesario realizar nefrectomía y exéresis (extracción) de todo el trombo tumoral, precisando en ocasiones la colaboración de los cirujanos cardiacos.

 

Nefrectomía citorreductora combinada con terapias sistémicas:

Se realiza en casos de tumor renal metastásico con la intención de curar al paciente o prolongar su supervivencia, combinando la cirugía con terapias sistémicas. Consiste en la extracción de la mayor cantidad de tumor con la finalidad de aumentar las posibilidades de éxito en los tratamientos de inmunoterapia y otros fármacos dirigidos. Esta extracción permite, además, eliminar tejido circundante que pueda contener células cancerosas.

 

Terapias sistémicas:

La quimioterapia tiene poca utilidad en el tratamiento del tumor renal. Sin embargo, la inmunoterapia y los fármacos dirigidos a activar el sistema inmunitario ayudan a atacar las células cancerosas y consiguen grandes beneficios en supervivencia. La inmunoterapia puede causar efectos secundarios, dependiendo del medicamento, que suelen desaparecen al finalizar el tratamiento: cansancio, malestar estomacal, fiebre, escalofríos y erupciones cutáneas.

 

Una vez completado cualquiera de estos tratamientos es importante acudir a revisiones periódicas para hacer seguimiento a través de pruebas diagnósticas.

Descubre más sobre

Cáncer de riñón

Síntomas y causas de Cáncer de riñón

Diagnóstico de Cáncer de riñón

Resultados y Calidad de vida Cáncer de riñón

Actualidad

de ROC Clinic en Cáncer de riñón

Investigación

Renal cell carcinoma and COVID-19 pandemia: Management strategies adapted to current practice. 

Nos preguntan

en la consulta sobre Cáncer de riñón
Las zonas más frecuentes a las que se puede diseminar el cáncer de riñón son los huesos, el hígado, los pulmones, el cerebro y los ganglios linfáticos distantes.
La cirugía es el tratamiento estándar, consiguiendo tasas de curación superiores al 90% en tumores pequeños. Existen varios tipos de cirugía según el tamaño tumoral, pero, siempre que sea posible, se intentará extirpar solo el tumor, preservando el resto del riñón y la función renal.
El cáncer de riñón es curable en etapas tempranas. Es clave que, una vez tratado, el cáncer de riñón, el paciente mantenga un seguimiento estrecho. En etapas avanzadas del tumor, la cirugía puede ayudar a paliar los síntomas y, en algunos pacientes seleccionados se puede combinar con otros tratamientos como quimioterapia o inmunoterapia para mejorar la supervivencia y la calidad de vida.

Equipo

de la unidad de Cáncer de riñón